jueves, agosto 11, 2005


Atalaya del Cañavate

El soterramiento de la villa de Atalaya del Cañavate o la chulería del pato que tenía prisa

Los diosecillos de la prisa tienen prisa. Posan para la posteridad con el empaque, la chulería y la agresividad de un pato.
- ¡ Venga,venga que tengo prisa. Fuera estorbos. Dejar la historia para otro día! - parece decir-
El hombre retrocede en la evolución, o involuciona, que viene a ser lo mismo. El arrebato que un hallazgo arqueológico te produce choca con los gigantes del mundo moderno: El hombre tiene prisa para viajar y ver cosas pero esto debe ser nada. La historia es un cuento que pasa de moda por la celeridad con que pretendemos saborear las cosas.
Poderosos abogados leen las leyes para no ser pillados por la ley.Tienen un diosecillo al que obedecen: impunidad.Es el arte de pasar por la infracción sin que se note el pecado. El altoimperio quedó soterrado, sólo en forma de pregunta saldrá de los labios de algún pequeñajo:
-¿ Abuelo, tú vivías cuando escondieron la historia del pueblo?
-¿ Qué dices, renacuajo. De qué me hablas?
-Aquellos baños romanos, la autovía...¿ No te acuerdas...?
Hechos como estos desacatos tan habituales hoy ensucian la memoria colectiva. Pero el pueblo no tiene culpa: ¡ Para qué luchar con gigantes que ni siquiera se disfrazan de molinos ! ¡ Si además no somos quijotes !
Si esto es el progreso la sensibilidad al arte o a la historia es una acción a la baja. A partir de ahora si quieres formarte como arqueólogo aprende algo de Derecho. A veces es una mentira cotidiana y tendrás que saber las trampas para lograr tu objetivo.
El altoimperio quedó sepultado. El bajoimperio se avecina. Posted by Picasa

1 Comentarios:

A las 4:35 a. m., Blogger Roberto Iza Valdes ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 

Publicar un comentario

<< Volver a la home

coolphotoblogs.com my profile
Listed on BlogShares